921 11 23 17/18 | 921 11 21 07 | fcsjc@uva.es | Plaza de la Universidad, 1, 40005, Segovia

El incremento de la violencia doméstica contra las mujeres a consecuencia del confinamiento.

Por Dayana Georgieva Petkova

La Relatora Especial Sra. Dubravka Šimonović de las Naciones Unidas, lleva informando al Consejo de Derechos Humanos desde marzo de 2006 sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias. El mandato que nombró a un Relator Especial, fue adoptado en marzo de 1994, el cual  se extendió en la Comisión de Derechos Humanos en 2003. En su resolución 2003/45 se condenan a aquellos actos de violencia contra la mujer y niña, eliminando así, conforme a la Declaración, toda violencia contra la mujer. Exigiendo a los Estados miembros eliminar a su vez, todas las formas de violencia de género en la familia, y  a que sus gobiernos actúen con la diligencia que les corresponda para prevenir, investigar y castigar los actos de violencia contra la mujer adoptando a su vez, medidas eficaces respecto de los actos de violencia.

En concreto, la Relatora Especial, está investigando respecto al impacto de la pandemia del COVID-19,  para que las mujeres tengan derecho a una vida libre de violencia. En su declaración del 27 de marzo de 2020, advirtió que el método usado para paliar la crisis de la pandemia, podría dar un aumento de casos de violencia domestica contra la mujer.

Según indican varios informes de las policías y líneas directas, la violencia doméstica es un caso real debido a las medidas impuestas por el aislamiento, en el que se obliga a la víctima a permanecer reclutada con su perpetrador, dando un aumento de violencia, llegando al feminicidio. Esto surge porque tienen la protección limitada, ya que hay menos intervención policial, también debido a los cierres de los tribunales y los servicios de asistencia para víctimas de violencia de género.

La Sra. Sra. Dubravka Šimonović, estuvo recogiendo información de la sociedad civil, los Estados e instituciones nacionales de derechos humanos sobre el aumento de estos casos, en el contexto del aumento de la violencia de género contra la mujer y la violencia doméstica provocado por la crisis del COVID-19, cuestionando como si había habido un aumento de violencia doméstica a la mujer provocado en especial por la pandemia de COVID-19, a su vez si había líneas de ayuda a cargo del gobierno, si había aumentado el número de llamadas, exención de medidas restrictivas para quedarse en casa si había índice de violencia doméstica, si las casas de acogida estaban abiertas y disponibles, el impacto sobre la mujer al acceder a la justicia y la misma disponibilidad de sus tribunales, proporcionar ejemplos de algún tipo de obstáculo para prevenir y combatir la violencia doméstica durante el confinamiento… En conclusión, cualquier tipo de información que pudiera ayudar a la Relatora Especial para ayudar a combatir la situación de toda mujer en una situación agravada.

Dada esta situación, la ONU Mujeres ha puesto en marcha el pasado 17 de noviembre 10 maneras para contribuir a erradicar la violencia contra las mujeres durante una pandemia.  Las Naciones Unidas informan de que ha habido en todo el mundo un total de 243 millones de mujeres y niñas que habían sido maltratadas por sus parejas en el último año intensificado por la situación de la pandemia.

Mismamente, nos dan diez pautas para poder lograr un cambio de forma segura y efectiva. En primer lugar, escuchar y creer a las sobrevivientes, ya que señalan que es lo más importante para romper el ciclo del maltrato. Debemos enseñar a nuestras próximas generaciones, para que tengan claro el respeto y los derechos humanos.  A su vez hay que exigir respuestas y servicios adecuados para que la sobreviviente tenga un refugio y líneas de atención telefónica, asesoramiento y todo el apoyo que necesiten. Nos señalan que tenemos que empatizar con su sentimiento, y a conocer los indicios de porqué empezó el maltrato para poder ayudar.  Nos recomiendan que hagamos donaciones a las distintas organizaciones de mujeres y exijamos responsabilidad a nuestros círculos cercanos  para poder promover un ambiente seguro.

Con todo esto, en las primeras semanas de confinamiento en España se divulgó favorablemente por las redes sociales el número de atención a víctimas de violencia de género y ayudas solidarias al escape de estas mujeres de la situación en la que se encontraban. Surgió (desde mi punto de vista), rápidamente una “guía de actuación para mujeres que estén sufriendo violencia de género en situación de permanencia domiciliaria derivada del estado de alarma por COVID-19” por el Ministerio de Igualdad, aunque siempre, todo tipo de ayudas,  escapes, guías, informes, planes de acción… Será poco si no promulgamos con el ejemplo, y trascendemos como sociedad.

 

Links:

https://www.ohchr.org/SP/Issues/Women/SRWomen/Pages/call_covid19.aspx

https://www.ohchr.org/SP/Issues/Women/SRWomen/Pages/SRWomenIndex.aspx

https://violenciagenero.igualdad.gob.es/informacionUtil/covid19/home.htm

https://www.unwomen.org/es/news/stories/2020/11/compilation-take-action-to-help-end-violence-against-women

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies