921 11 23 17/18 | 921 11 21 07 | fcsjc@uva.es | Plaza de la Universidad, 1, 40005, Segovia

REPERCUSIONES DE LA UTILIZACIÓN DE SERVICIOS MILITARES Y DE SEGURIDAD PRIVADOS EN LA ACCIÓN HUMANITARIA.

Por Andrea Ibarguren.

 

En virtud del Informe realizado por el Grupo de Trabajo conforme a la resolución 2005/2 de la Comisión de Derechos Humanos y 42/9 del Consejo de Derechos Humanos por la que se renueva el mandato del Grupo de Trabajo.

Gracias a la realización de distintas actividades llevadas a cabo por el Grupo de Trabajo (tales como consultas a expertos o la realización varias de mesas redondas sobre estas cuestiones), se entra a analizar el incremento en la utilización por parte de los actores humanitarios de empresas militares y de seguridad privadas, produciéndose una comercialización de la ayuda humanitaria así como de las repercusiones derivadas que afectan a los principios humanitarios de imparcialidad, neutralidad e independencia internacional al actuar en el marco de un contrato. La tendencia a transferir tareas civiles a esas empresas privadas conlleva riesgos, en parte por la falta de capacitación sobre el fomento de la igualdad en cuanto al género, raza, origen étnico y la clase social en la distribución de los servicios.

Actualmente 1 de cada 33 personas en el mundo requiere asistencia humanitaria lo que ha estimulado progresivamente un mercado competitivo y lucrativo de bienes y servicios de este tipo, en el que se evalúa principalmente el rendimiento económico a corto plazo y no la respuesta real a las necesidades civiles durante las emergencias humanitarias. Las actividades que desarrollan estos grupos son de diversa índole y siguen creciendo cada día, englobando desde protección armada a convoyes de ayuda y al personal que los acompaña, guarda de las instalaciones de los organismos humanitarios, evaluación y análisis de riesgos… hasta servicios de evacuación en distintos contextos de crisis.

Al no existir un único marco jurídico internacional vinculante para regular, supervisar y fiscalizar las empresas militares y de seguridad privadas y a su personal, estos no están sujetos a ninguna regulación significativa aparte de las leyes de los Estados sobre las empresas, lo que se traduce en vulneraciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario o delitos comunes penales, como por ejemplo desapariciones forzadas, ejecuciones sumarias, asesinatos indiscriminados o explotación y abusos sexuales.

Así mismo, la falta de mecanismos de denuncia para las víctimas y de transparencia sobre las características operacionales debido a la confidencialidad de los contratos, reduce los niveles de control y supervisión sobre los prestantes de los servicios y por ende el enjuiciamiento nacional e internacional de las transgresiones de derecho llevadas a cabo en el seno de las actuaciones.

 

El Grupo de Trabajo insta a la creación de un documento único que rija la acción humanitaria, así como de requisitos de diligencia debida en las actuaciones y a la aplicación efectiva de las normas establecidas.

Enlace al informe completo: https://undocs.org/es/A/HRC/48/51

Andrea Ibarguren.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies